4 principios para colaborar con tu mente

4 principios para colaborar con tu mente

exitoexitoso.com

4 principios para colaborar con tu mente

El camino hacia el desarrollo personal siempre ha sido un camino solitario, nunca aburrido, hay que ser sinceros, pero hecho de pasar muchos momentos dentro de uno mismo en lo que los maestros y poetas describen como soledad.

Entonces uno llega a pensar qué tipo de relación habría que tener con nuestra mente, para que este proceso sea algo más placentero en vez que una tortura interior.

Voy a proponer 4 sencillos principios prácticos para que puedas llevarte bien con esta parte invisible aún tan presente de nuestro ser.

¿Conoces a alguien con captotrofilia? Para que sea más claro así se define a una patología relacionada con la obsesión con los trastornos dismórficos corporales.

El psicólogo terapeuta Sergio García del Escorial y Madrid nos dice que la persona que sufre de captotrofilia:

Engloba dos comportamientos. Por un lado, esas personas no se ven bien, no se encuentran guapas, creen que tienen la nariz demasiado grande etc. Por otro lado, necesitan mirarse al espejo para constatarlo y, cuando lo hacen, se sienten saciados porque encuentran lo que buscaban”

¿Ahora, conoces a alguien así?

Está comprobado que una mujer pasa aproximadamente 55 minutos al día arreglándose antes de salir, lo que nos da un total de 6.4 horas a la semana; en cuanto a los hombres, ellos pasan en total 4.5 horas a la semana frente a un espejo. Estos resultados surgieron tras una encuesta realizada por el programa Today de la NBC, donde se contó con la participación de 2 mil adultos y 200 adolescentes.

Esta manía obsesiva se presenta en personas que tienen a sustentar su autoestima con base al aspecto físico desde una edad muy temprana. Ojo, no es exclusivo del género femenino, los hombres también tienden a desarrollarla.

Viendo estos datos me viene de pensar a la increíble cantidad de tiempo que uno se mira al espejo y al fin y al cabo no acaba de verse.

Estamos hablando de aproximadamente 3120 horas mirando a lo que hay allí afuera, ¿ y cuánto tiempo pasamos a mirarnos hacia dentro?

Antes de que yo mismo me pusiera a mirarme fijamente en los ojos y hablarme por 30 días enseguida nunca me había puesto esta pregunta.

¿Como me llevo conmigo mismo?

¿COOPERACIÓN O CONFLICTO CON TU MENTE?

Una de las mayores colaboraciones en la que podemos encontrarnos, es precisamente la que tenemos entre nosotras mismas y nuestra mente. Cuando hay un estado de colaboración con nuestra mente y le decimos de manera clara lo que queremos, lo que obtendremos de ella será exactamente lo que le hemos pedido, ni más ni menos.

Todo lo tangible primero está creado en la mente, y por esto necesitamos tener una relación óptima con ella, para que su estado sea siempre de colaboración y no de conflicto. La mayoría de la gente piensa que el cerebro es algo muy complejo, que necesitas años para entender cosas, pero no es así.

Es tan brillante como misterioso y eficaz. Por lo bien y por lo mal.

Por esta razón si estas 4 claves prácticas son entendidas y luego aplicadas los resultados serán asombrosos.

 

1) Tu mente siempre hace lo que tu le ordenas.

Tu mente hace siempre lo que piensa que tu quieres, siempre actúa en tu propio interés. Por eso es muy importante escuchar la manera en la que te hablas a ti mismo, tus palabras cuentan.

Para poner un ejemplo:” Este trabajo me mata” o “Mi jefe me pone enfermo con sus tareas ” o “No puedo con este estrés…”

¿Quieres leer sobre las 5 palabras que nunca debes usar?

Cuando nos hablamos de esta manera le estamos diciendo a nuestra mente que no queremos hacer estas cosas o que no tenemos la capacidad de enfrentarnos a ciertas situaciones, cambios etc, y por eso el resultado será de procrastinar, retrasar y evitar todo tipo de acciones constructivas.

Por ejemplo, si decimos: “me encantaría quedarme en la cama por una semana- Ojala tuviera una semana para relajarme” le estamos literalmente pidiendo a nuestro cuerpo de crear la condición para que esto se haga realidad.

Resfriados, fiebres y otras síntomas están por el camino, no te sorprendas demasiado, recuerda que lo que pides, recibes.

Las palabras nos afectan, puede que parezca una tontería pero así no es.

Si empezamos a colaborar con la mente empezaremos a darnos cuenta de muchas facetas de nuestra personalidad y si seguimos sin tener lo que queremos, significa que no le estamos pidiendo en la manera correcta.

 

2) A tu mente le encanta el placer y evitar al dolor

Al observar la enorme cantidad de personas que bucean en el sufrimiento se podría pensar exactamente de forma contraria.

Sin embargo nuestro cerebro reptiliano está constantemente en búsqueda de algo que nos proporcione sensaciones conocidas, o sea seguras.

Da igual que involucre algo totalmente destructivo o dañino, si nuestra mente cree que es algo que nos llevará placer, el camino será solo uno al seguir.

Todos tenemos, en nuestra cabeza, un disco duro con dos botones. Placer y dolor.

O se va hacia uno o se va lejos de otro, y saber esto es fundamental porque nos da un punto de partida a lo que no nos podemos escapar, pero sí podemos utilizarlo para reprogramar las creencias limitadoras básicas.

Si podemos convertir algo que nos da placer en algo que nos procura dolor, entonces también podemos, por ejemplo, dejar de fumar en un plis plas igual que otras cosas similares.( hablo de experiencia personal y no de teorías adquiridas leyendo historias de otras personas)

Viceversa si podemos cambiar el dolor por algo que nos gusta se podría ver ejercicio físico como una bendición en vez de una tortura.

3) Tu mente traduce tus emociones

La manera en la que se siente cualquier cosa se basa en dos puntos principales:

1) Las imágenes que creas en tu mente hacen que partan impulsos nerviosos en todo el cuerpo, esto tiene una repercusión fisiológica en la que nos ponen súper afectados por los pensamientos que tenemos.

Estos pensamientos provocan reacciones físicas que a su vez mandan señales al cerebro para que creen estas imágenes aún más.

Se producirán mas y mas hormonas que viajando por todo el cuerpo causarán más   reacciones físicas.

Y así hasta que el sistema no se dañe.

Tener una imagen equilibrada y positiva de uno mismo es un gran trabajo, porque implica la total aceptación de lo que unos es, con sus fallos y defectos.

Mirarse de verdad a través de un espejo es ir más allá del cuerpo, es entrar en tu verdadera esencia y descubrir que bajo muchas capas hay una fuerza de proporción desconocida.

2) La manera en que te hablas y comunicas con ti mismo.

Como hemos visto arriba, el utilizo de palabras con cargas negativas no sólo le mandan al cerebro de actuar en una determinada manera, sino nos afectarán a nivel subatómico.

Los experimentos de Masaru Emoto confirman esta teoría, indicando los varios cambios a nivel molecular de partículas de agua expuesta a diferentes palabras, las  cuales se convierten en guías inconscientes de nuestras conductas y de las respuestas fisiológicas de nuestro cuerpo.

4) Tu mente ama lo familiar

Nuestro cerebro está programado para protegerse, el chip básico es de hacer una y otra vez lo que ya conoce. Esto porque es reconocido como algo seguro, predecible, sin riesgos ni preocupaciones.

Tampoco hay que verlo como algo malo, si hoy estás leyendo este artículo es porque tus antepasados usaron esta capacidad de protección que les permitió sobrevivir por millones de años.

Desafortunadamente al día de hoy la mayor parte de los “peligros” están generados por nuestra mente inconsciente, la cual le da lo mismo que sean o no reales, la reacción y resultados son exactamente los mismos que si fuera algo que ocurre en realidad.

Lo nuevo es de evitar, el cambio produce dolor, lo desconocido equivale a peligro.

Si queremos crecer y tener éxito en la vida a todos los niveles hay que aprender a convertir el familiar en el desconocido y lo que se desconoce en algo familiar.

La zona de confort se expande junta a la confianza que uno tiene en sí mismo, sus capacidades, y en la fe en que todo al fin y al cabo tiene un sentido, y por supuesto en el crecimiento y la expansión de nuestro ser.

Cuando nacemos, nadie nos entrega un manual de nuestra mente, y por esto parece que poder re-escribir nuestras maneras de vivir la vida, relacionarse con nosotros mismos y cómo llevarnos bien con quien somos parece una tarea colosal.

Por eso hablamos de crecimiento personal, un movimiento perpetuo hacia niveles más grandes de lo que somos, evitando de estancarnos en lo que creemos sea lo único que nos queda.

Es un proceso sin fin, un camino a veces duro y tedioso, y por esta precisa razón, si tenemos una buena compañera de viaje como nuestra mente, la ruta solo podrá ser más agradable.

¿Cómo te llevas con tu mente, y cuales son las cosas más difíciles de aceptar de ti mismo?

¿Eres capaz de mirarte profundamente en los ojos y estudiarte?

¿Como resolviste conflictos internos y cómo lograste colaborar con tu mente?

Tu testimonio es esencial, deja un comentario y suscríbete a la lista exitosa para que te mande más artículos, podcasts y muchas otras sorpresas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *