Como Ser Más Afortunado En La Vida

Como Ser Más Afortunado En La Vida

exitoexitoso.com

como ser mas afortunado en la vida

 

 

 

 

¿Cómo ser más afortunado en la vida?

¿ Es algo que podemos controlar o está fuera de nuestro control?

¿Puede la vida ser afectada si nos consideramos afortunados?

 

Cuando era pequeñito me pasaba mucho rato leyendo historias del pato Donald, me hacían mucha gracia todas sus desventuras, que, al final caracterizaban su personaje.

 

Luego había un primo suyo, el narciso bello, un pesado, lo cual, gracias a su suerte siempre le arruinaba el día al pato Donald. Hay que decir que generalmente los lectores tenían más cariño por el pobre Donald, lo cual, muchísimos años después me dio una buena lección de vida.

 

Todo estaba en su actitud, y esto es la clave para que una persona sea o no sea afortunada. Esta era la lección, y por haberme comportado como el pato Donald por mucho años, yo mismo me consideraba una persona con mala suerte, hasta que descubrí que podía gestionar la creencia que albergaba en mi mente.

 

Vamos a ver la etimología de la palabra suerte y su origen latino: sors, sortis. Las sors eran pequeñas cuentas de cerámica que se utilizaban como una especie de dados a través de las cuales leían el destino, conocían la suerte, mientras sortis se refiere al sorteo que se realizaba una vez que los soldados romanos cumplían su servicio, para premiarlos con un lote de tierra (origen de lotería).

Los lotes eran todos iguales en tamaño, pero no en calidad y de ahí la diferente suerte de los soldados, que se encontraban con un huerto frondoso, un pedregal, o una dehesa estupenda cerquita de Mérida.

Por sus raíces latinas la palabra suerte se refiere a algo que ocurre por circunstancias externas, no controlable desde la persona.

¿Es verdaderamente la suerte un hecho del azar? Algo que no podemos ni controlar ni calibrar?

Y sobre todo, ¿por qué algunas personas resultan ser más afortunadas que otras? Claramente hay diferentes tipos de personas que viven como el pato Donald y otras que parece tener un acuerdo especial con la diosa de la mitología romana Fortuna.

Claramente, la suerte es un estado de la mente. ¿O es más que eso? Para explorar esta cuestión desde el punto de vista científico, el psicólogo experimental Richard Wiseman creó un laboratorio de la “suerte”  en la Universidad de Hertfordshire, en Inglaterra.

Wiseman comenzó estudiando aquellas personas que se consideraban más  afortunadas para ver si en realidad tenían más probabilidades de ganar la lotería. Se reclutaron 700 voluntarios que tenían intención de comprar billetes de lotería y se le hizo rellenar un cuestionario de autoinforme para medir si las personas se consideraban a sí mismas afortunadas o no.

Aunque los “afortunados” eran dos veces más seguros y confiados que los “desafortunados” sobre el hecho que iban a ganar la lotería, no hubo diferencia en las ganancias.

 

Wiseman entonces dió a sus pacientes una escala de satisfacción estandarizada, en el que se pedía a las personas que se situaran, para medir cuánto estaban satisfechas con su vida familiar, su vida personal, situación financiera, la salud y la carrera.

Los resultados fueron sorprendentes. Resultó que “Lucky People” estaban mucho más satisfechas con todos los aspectos de sus vidas respecto a lo que se describen como personas desafortunadas con mala suerte o personas neutrales.

Wiseman pregunta en su libro, “el factor suerte“ ¿Esta actitud de satisfacción se traduce en resultados reales de vida que alguien podría llamar la suerte?”

Según Wiseman sí lo hace.

 

PENSAR DE TENER MALA SUERTE RESULTA MUY CONTRAPRODUCENTE

Wiseman no se detuvo allí, siguió con otro fantástico experimento que indicó de manera muy clara que una persona que se define afortunada tiene muchas más predisposición en aprovechar de oportunidades únicas.

 

En este experimento Wiseman pidió a sus voluntarios de contar en un periódico (creado especialmente por este experimento) todas las fotos y de escribir el resultado, una vez haber visto todas las páginas.

 

Sólo las personas que se consideraban afortunadas notaron que en la página dos había un titulo que decía “PARA DE CONTAR, HAY 43 FOTOS EN ESTE PERIÓDICO, Y SI LE DICES A LOS COLABORADORES QUE HAS LEÍDO ESTE TÍTULO SE TE DARÁ UN BONUS DE 100 DÓLARES”

 

Este experimento dió a ver que no sólo las personas “afortunadas” eran más atentas, además presentó que los “desafortunados” eran dos veces más ansiosos y nerviosos que sus colegas afortunados.

 

“Esto porque las personas que se consideran afortunadas se encuentran mucho más relajadas, ende más propensa en notar oportunidades, también cuando estas no son esperadas.”

 

El filósofo y escritor francés Voltaire dijo:

 

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.”

 

Gracias a este experimento, Wiseman pudo ver que los afortunados son mucho más abiertos a nuevas experiencias en sus vidas porque no rechazan la impredictibilidad y no se atan ni conforman a las reglas.

El científico añade que “Los afortunados, por ejemplo, sonríen y miran directamente a los ojos dos veces más que los desafortunados, lo cual resulta en tener más vida social y por supuesto ayuda en generar un mayor número de oportunidades”

Una anécdota interesante es sobre una pregunta que la empresa multi-multi-multi-multi millonaria Zappos hace a los que buscan trabajo por allí. Se le pregunta cuánto se consideran afortunados en una escala de 0 a 10.

Esto porque “los que se consideran poco afortunados resultaron no tener predisposición en ver buenas oportunidades que podrían favorecer el crecimiento del negocio…” según las palabras co-fundador y director ejecutivo Tony Hsieh que inequívocamente leyó el libro de wiseman.

La expectativa también juega un papel en la suerte. Personas con suerte esperan que sucedan cosas buenas, y cuando estas ocurren las viven plenamente, en caso contrario no se dejan afectar por falta de suerte.

Es imprescindible poner el foco que todo lo que deriva de nuestros pensamientos causa y manifiesta la realidad que nos rodea.

Si hablamos en términos cuánticos, allí donde  pondremos toda la atención a que la mala suerte se nos coló como una garrapata hambrienta, inevitablemente el resultado será de no poder generar la frecuencia adecuada para permitir al universo de generar las condiciones y oportunidades deseadas.

El químico y microbiólogo francés Louis Pasteur dijo que la fortuna juega a favor de una mente preparada….

Entonces, cómo podemos preparar nuestra mente en atraer más suerte?

No te pierdas el próximo artículo 7 actitudes para atraer la buena suerte

 

¿Qué has aprendido de este artículo?

 

¿Te consideras una persona afortunada o desafortunada?

 

¿Cómo podrías atraer más suerte en tu vida?

 

 

 

 

.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *