¡Cuidado! No Usar Estas 5 Palabras

¡Cuidado! No Usar Estas 5 Palabras

exitoexitoso.com

 

 

 

¡cuidado! no usar estas 5 palabras

 

Existe una peligrosa trampa mental qué ocurre cuando se pronuncian estas 5 simples palabras:

 

“¡… es más fuerte de mí!”

 

¿Cuántas veces has oído una frase de este tipo?

 

Bien, debes saber que estas 5 palabras indican que existe un “secuestro emocional”.

En la práctica, cada vez que ocurre una cierta cosa (grande o pequeña no importa), la persona está “secuestrada” por sus emociones.

Así en lugar de elegir:

> qué pensar

> qué decir

> cómo comportarse… La persona se hace “secuestrar” por sus emociones y así reacciona de modo instintivo, ¡a veces perdiendo la cabeza!

Si la libertad es poder disponer de más opciones, entonces el “secuestro emocional” convierte a las personas en esclavos porque ¡elimina la capacidad de razonar y tomar mejores decisiones!

Si prestamos atención, podemos notar que cada vez más personas están bajo “secuestro emocional” y desgraciadamente, ¡tampoco se dan cuenta!

El problema luego es aún peor si consideras que más grandes son los objetivos, más alto es el peligro de “secuestro emocional” y por tanto del fracaso.

El estrés tiene la capacidad de crear de manera muy sutil una gran variedad de estrategias para sabotear todo tipo de procesos que podrían llevar al éxito. Puede prevenir que sales de la zona de confort, que aprendes algo nuevo, o que te haces frente a retos o situaciones arriesgadas.

La acción se ve afectada por estas trampas mentales y sin darnos cuenta nos encontraremos en una espiral de excusas, justificaciones que causarán retrasos y acabaran con procrastinar de manera desconsiderada.

¿Has leído sobre los 10 hábitos exitosos de las personas integras?

Y lo peor de todo es que después de un tiempo se convertirá en algo automático, y de allí será más duro ser consciente y sacar algo bueno para ti, y para los demás.

Hay que tomar consciencia en estos tipos de frases que nos pueden secuestrar lejos de lo que queremos lograr. Hay que hacer un trabajo detrás de esto, y con disciplina, perseverancia y con amor para nuestro propio crecimiento personal es totalmente alcanzable.

Ahora, “es más fuerte de mi” no es la única trampa mental que nos pone en condiciones de inferioridad emocional. Hay muchos más, y por eso he decidido compartir y comentar algunas.

He hecho una lista con unas de las peores frases y palabras que pueden desencadenar reacciones emocionales contraproducentes.

En mi opinión y experiencia personal he visto que neutralizando estas palabras, al cabo de un tiempo toda la prospectiva de las cosas empieza a tomar formas diferentes.

Si te reconoces en una de estas, no pasa nada, ya eres consciente de algo que la mayoría de las personas ignora, así que enhorabuena, ya estas en buen camino.

Vamos a por ellas.

 

Pero

A esta palabra se la llama el borrador universal. Da igual lo que viene antes, al momento que salga el ´pero´, todo lo que has dicho o escuchado acaba desparticularizado en una nube de humo.

“Gracias por tu ayuda, pero es inútil ya que es tarde…” o “Muy rico este plato, pero es muy caro”

Esta palabra borra toda las buenas intenciones y además es como si te dieran una bombona de oxígeno que se te acaba después 10 minutos mientras estás buceando a 30 metros de profundidad.

¡Te jode!

 

Es que…..

Aquí nos encontramos con el gran justificador, lo que nos excusa de todo lo que no se ha podido hacer o, peor, a todo lo que no se podrá hacer.

´Es que´ en mi opinión contribuye a privar al quien lo usa la oportunidad de tomar 100% de las responsabilidades de manera directa y definida.

Para que se pueda entender lo que quiero decir pongo un ejemplo:

“Es que siempre me sale mal, así que ya pasó” o “Es que estoy consciente que no soy capaz de hacer esto y por esto no lo voy a hacer y así me ahorro frustración”

Esto claramente es un ejemplo. ¿Que quiero presentar con eso? Simplemente que si se tuviera la costumbre de tomarse todas las responsabilidades de nuestras acciones y decisiones desde nuestra persona y no por culpa de las circunstancias.

 

No puedo

Un clásico. Entiendo perfectamente que hay ocasiones en que estas palabras tengan un sentido, por esto voy a definir que para un buen desarrollo personal hay que mirar al contexto de las frases.

“No puedo levantar este coche” Claramente no implica una falta de autoestima o confianza.”

Yo me refiero a este tipo de situación;

“Yo no puedo con tigo, déjame en paz” o “no puedo adelgazar…”

A ver, ¿que tal si se cambiarían los ´no puedo´ por un no quiero? Evidentemente el sentido de la frase tomaría una otra connotación, de carácter personal y no por causa de fuerzas externas.

También puedes leer sobre los 5 hábitos que matan al éxito

Mañana lo haré

Esta es una buena, y lo digo con cariño, tuve muchos problemas al utilizar esta palabra de manera freestyle por mucho tiempo.

Esta palabra puede ser una de la mayor causas del fracaso de muchas personas, del estancarse en un limbo de certezas y de matar al acción en su cumbre.

También es muy adicta, más se usa y más se suele repetir. Es verdad, al momento en que nos decimos ´mañana lo haré´ el cuerpo se relaja por un instante, casi igual al encender el cigarrillo después de haber decidido de dejar de fumar.

A lo largo estas palabras se convierte en un hábito, lo cual sin dudas irá influenciando todas las acciones que van definiendo nuestra vida, mejor dicho la no acción, considerando que siempre habrá un mañana para hacerlas… pura ilusión.

 

Martin Luther king dijo:

“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol.”

Una actitud de este tipo no deja espacio al mañana, todo el foco está en el presente.

 

Debería

Me acuerdo de una vez que vi una entrevista donde la esplendida Louise Hay hablaba específicamente de esta palabra. Ella dijo que lo mejor que se puede hacer es eliminar esta palabra de tu vocabulario.

´Debería´ es prima del mañana, es una abstracción lingüística, otro justificante de lo que podría haber sido si no hubiera algo en el medio.

“Debería de dejar de comer comida basura.”

Frases como esta delinean una presencia de conflicto interno con pocas salidas, casi como que de una manera no se puede conseguir lo que queremos porque hay algo que nos lo impide.

Lo único que pone límites eres tú, y esta palabra ayuda mucho en esta tarea.

Desde que vi esta entrevista decidí que no iba a eliminar esta palabra, considerando que al cerebro no le mola nada que se le arranquen cosas, sino iba a reemplazarla con otra:

“He decidido que…” Así tengo el poder sobre mi vida, pocas excusas y mucho trabajo sobre mi mismo, nada fácil en verdad pero muy valioso. Aquí he usado el ´pero´, lo sé….:p

´Debería´, raramente traerá cambio, todo se queda en un lugar ofuscado de dudas, miedos y buenas intenciones.

El ´debería´ y la claridad no se llevan muy bien.

 

¡No he tenido o no tengo tiempo!

Por último, si bien no menos importante tenemos lo que todo nos excusa de saber gestionar nuestras vidas.

´No tengo tiempo´, y para mi esto traducido en diálogo interior significa nada más ni menos:

“No soy capaz de gestionar mis prioridades y prefiero hacer cosas inútiles o innecesarias que me distraen de lo que verdaderamente necesito hacer para mejorar mi vida.”

Bueno…algo parecido.

La tierra gira a 1600 km/h lo cual implica que cada 24 horas se ha cumplido una rotación, hasta el día de hoy todos los humanos hemos seguido este ritmo para definir un día, o sea, es universal.

Todo lo que pasa en el arco de tiempo de una puesta de sol a otra no tiene ninguna redundancia sobre tener o no más o menos horas en un dia. 24 hay y 24 habrán.

El tiempo no puede faltar, solo ser mal gestionado, y esto lo digo con plena confianza al respecto.

Si existen personas que pueden hacer todo lo que se proponen en el arco de tiempo que tienen significa que lo que se esconden detrás de la falta de este, no tienen la misma capacidad de productividad.

Y por esto no es el tiempo que falta, solo una estrategia o la necesidad de revisar prioridades.

Desafortunadamente esta frase es usada con una frecuencia abrumadora, y, a ser totalmente sincero, a veces a mi me pasa de tenerla en la punta de mi lengua… jolín.

Como siempre pienso que la única medicina para estas frases es la pura y dura verdad, o sea aplicar conscientemente un cambio progresivo en el uso y la costumbre en el usar estas palabras.

Tomar conciencia si estamos enganchados en algunas de estas ya nos proporcionará mayor libertad, a estar despiertos y conscientes podemos empezar el proceso infinito de ser la mejor versión de nosotros.

 

¿Te ha gustado este artículo?

 

¿Crees que me salté algunas frases importantes?

 

¿Cuales son las frase que para ti son más peligrosas?

 

No dudes en añadir tu comentario o compartir, apoyando este proyecto a explorar nuevos horizontes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *