Los 10 hábitos de las personas íntegras

Los 10 hábitos de las personas íntegras

exitoexitoso.com

 

 

Nunca prometas más de lo que puedas realizar

(Publilius syrus- escritor latino del siglo I AC)

 

¿Qué es lo que verdaderamente significa ser una persona de integridad?

 

En una sociedad llena de tantas distracciones, puede que esta sea una de las virtudes más imprescindible para una vida exitosa.

 

Por esto voy a proponer 10 hábitos de las personas íntegras, frutos de mis experiencias, mis errores y la observación de aquellos que hacen de sus palabras un contrato, con la intención y el deseo que pueda ser de ayuda para quien lea estas líneas.

 

En el pasado, cuando la palabra sí valía como contrato, la gente era muy atenta a cómo usaba sus palabras en base a sus capacidades de mantener sus promesas dadas antes de validar un acuerdo.

 

Lo que voy a intentar de profundizar aquí, va un poco más allá de la palabra entre dos personas. Quiero también focalizarme en por qué tanta gente no mantiene los acuerdos con sigo misma.

 

Una cosa muy interesante es ver que mucha gente sabe que acabaran con no hacer lo que se prometen, y aun así se comprometen de todas formas… yo flipo!

 

Porque pasa esto? Es posible que se tiende de evitar la incomodidad de cuestionar, desafiar, o hasta pedir por una excepción a las reglas. Tal vez no quieren estar al centro de la atención, o no quieren arriesgarse a enfrentarse con imaginarias reacciones de los demás.

 

En mi vida, esto ha sido siempre un tema muy doloroso, no era capaz de decir que no a nadie, con el resultado que me metía en todo sin acabar nada. El verdadero problema no es que la gente no mantiene las palabras dadas tan a menudo, es que no se dan cuenta de los daños psicológicos y sociales derivados en postergar una y más veces.

 

Autodestrucción interna, un virus invisible.

 

En mi opinión personal esta costumbre es una enfermedad debida a la falta de respeto por uno mismo y por lo demás, es el enlace vital que conecta la idea a la acción, a la manifestación de una visión previamente creada. Es el negar, descuidar de las infinitas posibilidades que tenemos delante de nosotros, es una hostia a la autoestima que deja moratones psíquicos difíciles de curar.

 

Se pierde la confianza, la credibilidad de los demás, de los colegas, de la familia y de los clientes, además de crear confusión y lio en tu vida y en la de la gente que nos rodea.

 

Cuando no se mantienen los acuerdos dados, se paga de manera externa e interna, se pierde autoridad, oportunidades, dinero, confianza en uno mismo y las relaciones se deterioran.

 

Un ejemplo muy práctico, cita a las cinco en casa de pepe para una caña y luego al cine. Fácil no?

Una mente acostumbrada al no ser integra, causa una transmutación del tiempo, la 5 se convierten en una idea puramente abstracta, así como la gente que te espera…todo se convierte en nubes gaseosas.

 

De repente, en un momento de lucidez aparece la posibilidad de que no es posible llegar a tiempo, o que como por magia se habían tomado ya 3 diferentes acuerdos con otra gente. Ahora sí que hay que decidir, casi siempre se opta por la opción más fácil, cómoda y cerquita de casa.

 

Un WhatsApp a los pringados que esperan y todo está arreglado, “al fin y al cabo puede pasar, saben como soy….”

 

Claro que sí que puede pasar, pero el hecho es que si esto pasa muy a menudo, se convertirá muy pronto en un hábito, y con el tiempo se instaura en una carpeta en el subconsciente que nos dará la perfecta excusa para seguir con esta costumbre; “es que siempre retraso, soy así”, tendremos así un rasgo de personalidad, un patrón bien formado, bien enraizado y más duro para cambiar.

 

Integridad como cualidad del ser.

 

El filósofo Epicteto escribió:

“ Primero decir a ti mismo quién quieres ser,

y luego hacer lo que hay que hacer”.

 

El primer acto en camino a la integridad es hacia uno mismo.

 

Hay que pensar por un momento a lo poderoso que son la confianza y el auto respeto de aquellas personas que conscientemente viven una vida que corresponde con sus palabras y que hacen lo que dicen, pase lo que pase.

 

Ellos saben que cualquier acuerdo hecho es, al final, un contrato con uno mismo y que, al no respetarlo, saben muy bien que a lo que se enfrentan es la falta de confianza personal, auto duda y confusión.

 

Alcanzar este nivel no es fácil, pero podemos ver a quien lo ha conseguido como ejemplo, como mentores y fuente de inspiración para mejorar, no estoy hablando de idolatrar ni emular, pero sí de estudiar y saber todo lo útil que podemos asimilar de sus vidas, sus acciones, sus actitudes.

 

Arma de distracción de masas.

 

Antes de proponer las 10 técnicas para ser más responsables con las palabras dadas, te ruego de seguir leyendo un rato más, para que lo que estoy compartiendo contigo sirva de perfecta introducción a estos 10 puntos.

 

Unos de los factores principales que impide a una persona de demostrar integridad es la falta de atención en una sociedad totalmente inundada de distracciones.

 

Como he dicho no hace falta fallar grandes expectativas para romper un acuerdo, de hecho lo peor es las diaria repeticiones de pequeñas, inadvertidas, casi imperceptibles manchas en nuestras actitudes, facilitadas al estar demasiado ocupados para percibirlas, o demasiado distraídos para darnos cuentas de ellas.

 

Sin embargo, hoy es más difícil darse cuenta de haber sido grosero con alguien tras mirar al Facebook y mandar un whatsapp, o de practicar básicamente de manera inconsciente el hábito de contar pequeñas mentiras, actuar o responder de manera agresiva tras los miles de estímulos que nos bombardean cada segundo.

 

Sin embargo mucha gente vive en un estado de trance, donde el ser entretenidos por acciones inútiles justifica el soltar opiniones sobre los demás, cotillear, retrasar, tomar el pelo y olvidar de agradecer o decir te quiero, por citar algunas.

 

Pequeñas contra-acciones torcidas que primero, destruyen lentamente nuestra imagen, la confianza y el respeto en nosotros mismos y luego como un espejo afectará nuestra realidad personal; es inevitable, nuestro mundo es, al fin y al cabo un reflejo de lo que sentimos por dentro.

 

Cuando se realizará, lo importantes que son tu integridad y autoestima, será natural dejar de crear acuerdos casuales tan solo para quitarse la gente del medio o complacerla. No se venderá tu palabra por reconocimientos momentáneos, y se manejarán menos tratos para acabarlo con plena consciencia.

Se vivirá en un estado despierto y de claridad que nos sostendrá cuando las tentaciones se presentaran, y que sin dudas lo harán, y sabremos cómo reconocerlas y eludirlas.

 

Los 10 hábitos de las personas íntegras.

 

Vale, por fin aquí hemos llegado, lo que viene en seguida son frutos de mis experiencias y de prácticas que personalmente me han ayudado a ser una versión mejor de mi mismo. Hoy me puedo definir más libre gracias a estos pequeños caminos en la gran vía del éxito personal y profesional.

 

1* Creer en tu potencial.

Cualquier cambio necesita la estabilidad consciente de poder ser ejecutado, esto es imprescindible y indudablemente uno de los factores más importantes. No importa si nunca hemos sido respetuosos en nuestras palabras y acuerdos, el pasado cuenta solo si le damos importancia. Si tu crees firmemente que puedes, mitad de la obra ya está hecha.

 

2* Limpia tu entorno.

Si hay una frase que me ha ayudado a crecer en estos últimos años es la de Jim Rohn ; “Tu eres el promedio de las 5 personas con las que pasas más tiempo”.

Esta es tan verdadero como la del sol que sale en el este cada mañana. Si estamos comprometidos a ser personas con integridad, tenemos que rodearnos con la gente idónea que nos estimula a través de sus ejemplos.

 

3* Empieza con calma pero con propósito claro.

Ahora sabes dónde quieres ir, no te tires con prisa pero estudia tu plan y pártelo en pequeños pasos, no hace falta agobiarse. Cada día, un paso adelante, definido, seguro. El cerebro necesita un tiempo para asimilar y re-diseñar los circuitos neuronales de tu mapa cerebral. Una vez que puedes mantener acuerdos simples de forma natural ya se pueden añadir detalles y comprometerse con acciones que llevan más responsabilidades.

 

4* No existe el fracaso, solo el aprendizaje.

Esta regla de oro que aprendí en PNL (Programación Neuro Lingüística) es un mantra que puede hacer la diferencia. Cuando nos estamos “re-programando” es absolutamente normal que haya momentos buenos o de bajones, o caer en viejos patrones y acabar frustrados por no haber conseguido llevar a cabo algo. El subconsciente NO quiere el cambio porque le representa un potencial peligro. Al ver cada fracaso como una oportunidad de aprender algo nuevo sobre nosotras, nos ahorraremos un montón de sufrimientos y, de hecho, enriquecemos nuestras habilidades de nuevas experiencias útiles.

 

5*Pide ayuda.

No hay leyes escritas en ningún sitio enunciando que el que busca el crecimiento personal es destinado a tomar un camino solitario. Una vez que estamos comprometidos al cambio hay que aprovechar de todos los recursos posibles para conseguir nuestras metas. Pedir ayuda es una señal de madurez, además si te comprometes con alguien, ya estás practicando la integridad. Sea quien sea, un coach, un amigo, un mentor, un grupo, tendremos la posibilidad de tener más puntos de vistas, apoyo y motivación.

 

6*Organízate.

La mayoría de la gente que no consigue mantener sus palabras es caótica, descentrada y con una visión fragmentada del tiempo, o sea, les falta organización. Una mente con un plan preciso tiene la ventaja de tener una visión más amplia de lo que hay que hacer para vivir el día a día de manera coherente. Si sabemos a lo que nos hemos comprometido hoy, lo tendremos la próxima semana o el resto del mes mucho más fácil, y nos ahorraremos el marrón de solapar muchas cosas a la vez. Lo mismo vale por separar las prioridades de las cosas inútiles e innecesarias, reduciendo el estrés que suele ser el compañero de una mente desorganizada.

 

7* Aprende a decir NO más a menudo.

En su libro “ El coraje de ser tu mismo” Sue Patton escribe: “ No tienes que dejarte aterrorizar por las expectativas que los demás tienen de ti”. Al decir que ´si´ a todos y a todas inevitablemente causará una sobrecarga emocional, física y psíquica que generará una cantidad tóxica de estrés, que a su vez, acabará con eliminar o “esfumar” ciertos acuerdos. Decir que ´No´ es ser conciso, claro y firme en tus prioridades y decisiones y facilita el proceso de acabar aquellos acuerdos tomados, con consciencia y responsabilidad.

 

8* Comunicar rupturas o retrasos lo cuantos antes.

En el preciso instante que sabes que no vas a poder mantener tu palabra, cita, lo que sea, por un problema con el coche, tu hija enferma, tu ordenador se ha muerto, avisar a las otras partes lo antes posible. Esto demostrará respeto por el tiempos y las necesidades de los demás. Les dará tiempo para reorganizarse y limitar posibles daños o molestias. Si puedes, propón en el mismo momento una solución alternativa que pueda favorecer a las dos partes. Hay que meterse en los zapatos de los demás para saber lo importante que es ser avisado, para no causar incomodidades.

 

9* Repite-te quién eres hasta creerlo.

Los americanos llaman a este concepto “fake it ‘till you make it” o sea actúa como si ya fuera quien quiere ser, hasta que se convertirá en algo natural. Las afirmaciones son unas herramientas poderosas, ayudan a grabar nuevos conceptos en la mente subconsciente. Al principio podrá parecer como vivir una mentira porque nuestra mente se encuentra delante de un concepto nuevo, desconocido. Por ejemplo afirmar a diario; “yo siempre acabo lo que empiezo” o declarar; “me encanta saber que siempre voy a llegar puntual”. En el momento que empezarás a actuar de manera coherente con tus afirmaciones, crearás nuevas conexiones neurológicas que, con el tiempo formarán un nuevo hábito.

 

10* Celebrar.

Nunca olvide de celebrar cada pequeña victoria. Por pequeña que sea, por imperceptible que sea, por cada acuerdo llevado hasta el final, reconoce que has llegado en horario o cada vez que has sido capaz de decir que ´no´ a algo innecesario. También celebra los fracasos como lecciones importantes. El reconocimiento de un logro puede reforzar tu autoestima y crear emociones positivas y consecuentemente generar memorias y anclajes que sostendrán tus acciones futuras.

 

Y recuerda que Roma no se construyó en un día, así que tampoco un hábito es tan rápido de instaurar.

 

Con estas 10 herramientas podemos empezar a romper viejos patrones, alimentando eléctricamente nuevas conexiones neurológicas y mover hacia un nuevo estado de ser.

 

Habrán momentos de lucidez donde conscientemente decidiremos que hoy no voy a llegar tarde, o pase lo que pase haré mis 10 minutos de ejercicios diarios, o que acabaré mi trabajo el día que he dicho que acababa, que comeré mejor y que cambiaré mi actitud hacia la vida etc.

 

Y si por razones externas no podemos llevar a fin nuestros acuerdos, por lo menos sabremos que lo hemos dado todo, el 110% en cada momento y, por eso estaremos en paz con los resultados.

 

Estas 10 herramientas hacia la integridad quieren ser un humilde apoyo para que puedas empezar una reacción a cadena que, indudablemente nos acerca más  hacia al respeto por las palabras dadas  y al crecimiento personal como acto social.

 

Este artículo te ha sido de ayuda?

 

En qué manera llevas tus acuerdos hasta el final?

 

Cómo te sientes cuando alguien rompe un trato contigo por falta de atención, organización o pereza?

 

Gracias por leer hasta aquí, me has hecho un gran honor.

 

Por favor, suscribir, compartir y pasárselo bien!

 

exitoexitoso.com

la integridad es un acto social

 

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *