Los 4 Enemigos Del Aprendizaje

Los 4 Enemigos Del Aprendizaje

www.exitoexitoso.com

Los 4 Enemigos Del Aprendizaje

Zack De la Roche (Cantante de Rage Against The Machine)

El momento en que pensamos que lo tenemos todo averiguado, nos estamos perdiendo por el camino. Saber no es suficiente si nos enfrentamos con los 4 enemigo del aprendizaje.

Así que queremos permanecer con nuestros pies en la tierra todo el tiempo y seguir aprendiendo. Pero, ¿qué es lo que se entiende exactamente cuando pensamos en la palabra aprendizaje?

Aprender deriva del latín apprehendere, compuesta por el prefijo ad- (hacia), el prefijo prae- (antes) y el verbo hendere (atrapar, asir, agarrar). Henedere parece venir de la misma raíz -ghend que hedera (hiedra), que transmite la idea de enredar o atrapar. Por su parte, Prehendere se vulgarizó prendere.

Aprendizaje, el acto de aprender, se forma con el sufijo -aje, que aporta el significado de acción y efecto.

 

Acción, cuánto me gusta esta palabra

 

Como podemos ver de sus raíces etimológicas, aprender es la reacción debida a una determinada acción. El concepto de enredar o atrapar coincide con las teorías que la repetición y la práctica producen unos estímulos neurológicos en nuestras mentes que actúan como almacenes para guardar estos aprendizajes.

El no comprender lo que significa realmente el aprendizaje, puede provocar confusión y conducir las personas a creer que saben algo, cuando su comportamiento y sus resultados sugieren que ni siquiera han oído hablar de él.

Una de las peores frases que se puede usar, para matar el aprendizaje es “YA LO SÉ”

Nuestro sistema escolar ha trabajado muy duramente en borrar la línea que hay entre reunir hechos y el aprendizaje. Si somos capaces de escuchar algo, recordar y repetir, se asume que hemos aprendido, cuando todo lo que se ha conseguido es repetir alguna información igual que un loro.

El escritor, filósofo y psicólogo norteamericano Eric hoffer nos dejó una hermosa frase de donde todo el concepto de este artículo reside:

 

“En tiempos de cambio, los alumnos heredarán la tierra,

mientras que los doctos se encontraran

hermosamente equipados para enfrentarse a un mundo que ya no existe.” –

 

Esto pasa cuando NO hacemos las cosas porque pensamos que SI sabemos cómo hacerlas. Por ejemplo, la mayoría de nosotros sabemos cómo podemos mejorar nuestra productividad, pero no lo hacemos.

Leyendo miles de artículos, unos libros y hasta tomando unos cursillos, lo que iremos acumulando serán muchas informaciones que nos darán esta sensación de seguridad de saberlo todo, sobre cómo ser más productivos.

El no hacer nos convertirá en almacenes petados de trastos sin ningún uso concreto.

No comprender este imprescindible enlace entre el dúo saber-hacer, provoca una enorme frustración y confusión al no definir el por qué no se están obteniendo los resultados deseados.

La razón para esto, es que la parte de la mente que contiene los hechos (mente consciente) no es parte de la mente que controla nuestra motivación, acciones y resultados (subconsciente).

Por la mera repetición de los hechos, estamos desarrollando nuestra memoria, que es una facultad de la mente consciente, pero el paradigma (nuestra programación habitual) está en lo profundo de nuestra mente subconsciente y virgen. Por lo tanto, el paradigma determina los resultados que estamos obteniendo.

“Tu nivel mas alto de ignorancia es cuando rechazas algo de lo cual no sabes nada”

Wayne Dyer

LOS 4 BLOQUEOS O ENEMIGOS DEL APRENDIZAJE

Hemos visto que creer de saberlo todo no significa que seamos capaces de progresar o avanzar en una o más áreas de nuestras vidas.

Muchas veces tomamos unas actitudes muy radicales sobre el mismo concepto de aprender. Mucha gente se convierte en friquis del aprendizaje; aprender por aprender.

Estos son los que se apuntan a todos los cursos, todas las clases, todos los eventos, on- y offline. Son los que se sientan a tu lado y te empiezan a contar que se han dado la vuelta al mundo a escuchar este conferenciante, atendiendo este y aquel curso y otro y otros más.

Yo personalmente he conocido personajes así, y lo interesante es que después de meses o años seguían con los mismos problemas o dificultades… no habían aprendido nada.

Colectores de informaciones…los que serán hermosamente equipados para enfrentarse a un mundo que ya no existe.

Lo que os voy a proponer a continuación son las 4 actitudes o bloqueos que limitan o frenan el proceso de aprendizaje, o sea, todo lo que pasa entre el saber y el hacer.

 

1- DESCONTAR A LO BRUTO

 

Este es un fenómeno demasiado común, como dije anteriormente toda la sabiduría del mundo se colapsa cuando choca con el YA LO SÉ.

Cuando se escucha una idea que no encaja con nuestro mapa mental es casi automático descontarla, como si fuera una mosca que nos molesta.

Se le pondrá muy poca atención o en muchos casos y de manera muy impredecible se juntará una sensación de molestia y, a veces rabia.

Todos sabemos la que Galileo se lió cuando defendió la visión heliocéntrica del universo, además de pronunciar el famoso “Eppur si muove” cuando abjuró ante la Inquisición la defensa de las teorías de Copérnico, el padre de la teoría heliocéntrica, que formulaba que la Tierra giraba alrededor del sol y no al revés.

Lo nuevo, lo desconocido, hace temblar las fundamentas de aquellos sentados en la finta seguridad de saberlo todo, entonces, como al día de hoy.

 

“Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.”

⎻François de La Rochefoucauld⎻

Cuando te das cuenta que estás resistiendo a una idea, prueba a pillarte en el instante, esto podría significar que tal vez allí hay algo que podría valer la pena de investigar un poco más.

 

2- BAJO NIVEL DE PRESENCIA

 

Si no estamos en el momento, ¿cómo diablo podemos absorber lo aprendido? Cada instante es el momento perfecto para aprender, así como lo es cada momento en que nos comprometimos en experimentar con lo que ya sabemos.

Vivimos en un mundo de distracción masiva, donde según los científicos, la era de los smartphones ha dejado a los seres humanos con un período de atención corto, incluso un pez puede sostener un pensamiento durante más tiempo.

Los investigadores estudiaron a 2.000 participantes en Canadá y investigaron la actividad cerebral de 112 otros a través de los electroencefalogramas.

Los resultados mostraron que el promedio de la duración de la atención humana fue 12 segundos en el 2000. Alrededor de la época de la revolución del móvil bajó a ocho segundos.

Un pez rojo tiene una capacidad de atención de nueve segundos…

Estos son datos escalofriantes, y a ser honesto, para quien tiene un blog es algo que da para pensar…

La falta de presencia es debida a esta tendencia de perdernos en cosas inútiles y superfluas, deslizando en multi-tareas automáticamente dirigidas a cumplir todo tipo de tareas, excepto a las que nos retan de verdad.

La disipación de nuestra atención destruye el aprendizaje, nos mantiene constantemente en un limbo mental que varía entre “ya lo sé, no necesito saber más” y “como que ya lo sé, lo haré..”

Esta sección va, específicamente dirigida a las personas que han llegado a leer hasta aquí mientras contestaban mensajes en whatsapp o facebook. A buen entendedor, pocas palabras.

Una de las ventajas de estar 100% en el momento y vivir lo que nos pasa es, por ejemplo, encontrar la condición mental apta para formularse preguntas muy importantes, tipo:

¿Para qué me sirve esto que me está pasando? En vez de ¿Porqué me pasa esto?

 

3- CLAUSURA INTELECTUAL

 

No hay nada más ridículo que un tonto que se cree inteligente, en mi opinión es el epíteto perfecto para aquellos que dejan de innovarse, por asumir que ya lo saben y tienen todo.

Sin reto no hay crecimiento, sin crecimiento no hay evolución, sin evolución no hay vida, y aún hay muchísimas personas que rechazan el concepto de que es necesario estar incómodo para que se avenga un proceso de crecimiento.

Eleonor Roosvelt dijo:

“haz cada día algo que te da miedo”

Esto no significa que tenemos que saltar de un edificio o jugar a la ruleta rusa, simplemente lo que quiero expresar es que sí, podemos enfrentarnos a pequeños retos diarios en cualquier área de nuestra vida.

Un ejemplo. Me acuerdo cuando, hace años al escribir artículos para mi blog me hacía literalmente sudar las manos, hoy es algo automático, y por eso voy buscando siempre nuevas maneras de estimular mi creatividad y añadir pequeños cambios en mi página web.

El cambio, el reto nos lleva a estar en un estado de creatividad y presencia, que fácilmente nos proporcionará la actitud necesaria para superarlo. Hay que retar tu cerebro para que cambie o nos enfrentaremos a la obsolescencia.

 

4- MIEDO AL FRACASO

 

Es extremamente importante ser consciente sobre lo que nos da miedo.

El 99% de las veces pueda que sea un miedo a nivel subconsciente, que actúa de manera tal que no nos enteramos de que nos está saboteando en nuestro proceso de aprendizaje.

Sí, sabemos mucho sobre un tema específico, algo que nos apasiona, pero estamos en condición de que nos frena en actuar, estos miedos inconscientes harán que todo se quedará siempre en una burbuja mental limitándonos a simplemente soñar de hacer algo al respeto.

El miedo a fracasar solo se supera con la pasión. Esto me enseñaron muchas personas que encontré por el camino. En mis entrevistas puedes ver de lo que hablo.

Hay un chico en particular, Antonio Garcia Vicente, que a los 7 años hizo de su pasión por la informática un reto diario en crear nuevas maneras para ayudar a sus coetáneos en aprender con más gusto y placer.

El mismo lo explica en su Ted Talk , las dificultades y los problemas enfrentados, el descubrimiento de nuevas maneras para aprender más cosas, y al final solo se percibe su gran pasión por lo que hace y la constante gana de experimentar.

 

Antonio es el éxito en un cuerpo de niño.

Así que, si algo te da miedo, observa muy bien desde donde proviene esta emoción, crea una acción opuesta a lo que este miedo te manda y date una oportunidad para aprender algo nuevo, Inténtalo. Fracasa de nuevo. Fracasa mejor.

Dejar de aprender es una manera más de apagar lentamente nuestro potencial. Hoy tenemos acceso a básicamente toda la información existente en este planeta, la cual, poco sirve si no tenemos claro el para qué queremos saber más.

Si has aprendido en este artículo, te invito a practicarlo desde este mismo momento por experimentar en tu propia piel si todo lo que he compartido aquí son chorradas o material con algún valor añadido.

Solamente comprobando nos tomaremos el derecho de tener una opinión personal de valor sobre un hecho, de forma contraria solo tendremos palabras engendradas por asunciones y creencias.

Benjamin Franklin dijo:

 

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”

 

¿Qué has aprendido de este artículo y qué es lo que te ha sido más útil?

 

¿Que, piensas, podrías hacer al respecto de lo que has aprendido leyéndolo?

 

¿Qué tipo de acciones te surgen por experimentar lo aprendido?

 

 

Exitoexitoso.com te necesita para crecer. Comparte, comenta y disfruta de este proyecto en continua expansión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *